Toldos y pérgolas: para todos los gustos

Ahora que el calor vuelve a ser protagonista, muchos de vosotros os habréis planteado la opción de introducir el toldo o la pérgola en vuestras vidas. ¿Es así? ¡Pues estáis en vuestro día de suerte! Porque hoy, desde Tecnovent, os vamos a hablar de cómo funcionan éstos  y qué tipo de toldo se puede adaptar  mejor a vuestro hogar o negocio.

Lo que hoy entendemos como toldo se creó por la necesidad del ser humano para protegerse del sol donde no había medios naturales para ello. De hecho, hay pruebas de que ya se empleaba este modo de generar sombra desde la época de los romanos. No obstante, a día de hoy, el toldo ya no se usa sólo para hacer sombra y proteger de la lluvia, sino como otro elemento más de decoración en todo tipo de casas y establecimientos. Por ello, para que sepáis qué tipo de estructura se adapta mejor a vuestras necesidades, aquí os vamos a explicar las diferencias que nos encontramos entre un toldo y una pérgola.

El toldo, el preferido por muchos comerciantes

El toldo tiene una ventaja con la que no cuenta la pérgola y es que no necesita de una estructura fija; por lo tanto, su uso e instalación son menos complicados.

Su mecanismo es sencillo. Dos potentes brazos sujetan todo el sistema y esto hace que al recogerlos no quede ningún tipo de elemento fijo. Esta es la razón de que se use el toldo en los comercios típicos y la mayoría de los bares. También es el modelo que más nos vamos a encontrar en los balcones de las casas.

No obstante, no todo son ventajas, y es que hay que tener mucho cuidado con el viento ya que, cuando el toldo está extendido, todo queda en manos de los soportes exteriores. Esto en cambio no nos preocuparía si nos decidimos por la pérgola.

La pérgola: hablando de tamaño y dureza

Como ya adelantábamos hablando de los toldos, la gran ventaja de la pérgola está en que resiste muy bien el viento gracias a su fuerte estructura fija. Y, además, su estructura nos permite fabricar modelos mucho más grandes que en el caso de los toldos (en estos últimos no se recomienda una salida de más de 3 metros).

De ahí que, si no te quieres complicar la vida montando grandes estructuras, lo suyo es que te hagas con un buen toldo como estos. Si por otra parte, buscas algo permanente para un jardín o por ejemplo un ático, quizá deberías plantearte la opción de hacerte con una buena pérgola como las que te ofrecemos.

No comments yet.

Deja un comentario

Share This